lunes

¿ES NECESARIO CONSUMIR SUPLEMENTOS NUTRICIONALES?

Muchas personas me han preguntado si realmente es necesario consumir suplementos nutricionales. En mi caso, puedo afirmar que aunque en casa llevamos una dieta bien equilibrada, típicamente mediterránea, donde no faltan frutas, verduras y hortalizas todos los días, complemento mi dieta con suplementos nutricionales de calidad y naturales para asegurarme de que mi cuerpo dispone de todos los nutrientes necesarios para poder realizar sus funciones y sentirme con energía suficiente para poder llevar a cabo mis tareas diarias.
En el siguiente vídeo os explico las razones por las cuales deberíamos suplementar nuestra dieta.


Pero veamos, ¿Qué es un suplemento nutricional?
"Es un producto alimentario que se toma por vía oral y que tiene la finalidad de complementar o suplementar la dieta habitual. Suele consistir en un concentrado de nutrientes, habitualmente vitaminas y minerales, u otras sustancias con efectos fisiológicos (extractos de plantas, aminoácidos, enzimas, etc.). Su objetivo es corregir la deficiencia nutricional. Todos los suplementos alimentarios son regulados por ley y deben estar etiquetados correctamente según la normativa vigente."
Investigaciones recientes afirman que muchos de nosotros no obtenemos ni de cerca las cantidades óptimas de vitaminas, minerales y antioxidantes de nuestra dieta.

Según la OMS deberíamos consumir de 5 a 9 porciones de fruta y verdura diariamente; requisito que no cumple aproximadamente un 75 % de la población mundial.

Lo que ocurre es que hoy en día aunque planeemos nuestras comidas con conciencia intentando mantener una dieta variada y equilibrada, es difícil cumplir con todos los requerimientos óptimos para nuestra salud.

Claro está que no todas las personas tenemos los mismos requerimientos nutricionales, no es lo mismo un niño, que un adulto, un anciano, una mujer embarazada, o un deportista.

Y aunque consumamos de 5 a 9 porciones de fruta y verdura todos los días, los alimentos han perdido mucha calidad nutricional, no es lo mismo el tomate que consumían nuestros abuelos hace 70 años, que el tomate del supermercado que compramos hoy en día, no tiene la misma cantidad ni calidad de nutrientes.

Todo ello debido principalmente a los procesos que lleva a cabo la industria alimentaria como la explotación exagerada de las tierras de cultivo, el uso de fertilizantes, la recogida antes de la maduración, el transporte y almacenado, también influyen en la calidad nutricional de los alimentos además de los tiempos de espera en nuestra nevera o despensa hasta el modo en qué cocinamos los alimentos y los utensilios que utilizamos para cocinar. De tal manera que los productos, incluso saludables, no pueden ser tan ricos en nutrientes como podamos pensar a priori.

Otro punto a tener en cuenta es que no todas las personas reaccionamos de la misma forma a todos los alimentos ya que no todos tenemos el mismo metabolismo ni tenemos el mismo tracto intestinal, pensad que hay diez veces más cantidad de bacterias en nuestros intestinos que el total de células en nuestro cuerpo y por supuesto hay bacterias buenas y otras malas y cuando hay un desequilibro a nivel bacteriano, ello también afecta a la capacidad de nuestro cuerpo para absorber nutrientes.

Otro punto que influye es la edad y ciertos problemas de salud (problemas digestivos y otros). En el caso de las personas mayores no metabolizan con tanta eficacia los alimentos que consumen.

Además el estilo de vida también influye, no es lo mismo una persona sedentaria que una persona que realiza deporte a diario y puede tener un metabolismo más acelerado.

La ingesta de suplementos nutricionales debe ser adecuada a nuestras necesidades y debe proporcionar al organismo todo lo que necesita para funcionar correctamente.

¿Qué ocurre?

Muchas veces acudimos a la cafeína del café u otras bebidas estimulantes porque nos falta energía, sin darnos cuenta de que el problema puede estar en una carencia de nutrientes, lo que impide que nuestro cuerpo funcione de forma correcta por lo que nos sentimos cansados y con dificultad para concentrarnos. Algunos síntomas de una deficiencia nutricional pueden ser tener las uñas quebradizas o blandas, la caída abundante del cabello, problemas en la piel, calambres, hormigueo.


Se estima que el 80 % de las personas puede tener una carencia de magnesio.
Abusar del café, o las grasas o el azúcar, también no despoja de nuestras reservas energéticas y nutricionales. Además sobrecargar nuestro cuerpo de toxinas lo que entorpece el buen funcionamiento de nuestros órganos.

La mayoría de la población está sobrealimentada, por comer en exceso, pero mal nutrida, ya que muchas dietas no incluyen alimentos de la calidad nutricional que nuestro cuerpo necesita para realizar sus funciones.

En esta situación, una forma de asegurarnos que incorporamos la cantidad adecuada de nutrientes consiste en tomar suplementos nutricionales aun en el caso de que nuestra dieta nos parezca medianamente equilibrada.

Muchas personas no logran perder peso, precisamente porque tienen deficiencias nutricionales, por lo que el cuerpo no puede producir las hormonas necesarias para lograr un equilibrio hormonal (afectando a la tiroides o a la insulina), el sistema endocrino, encargado de producir las hormonas tiene un papel muy importante para lograr mantener un peso saludable. La tiroides no puede funcionar correctamente si no tiene todas las vitaminas y minerales que necesita para mantener un equilibrio hormonal.

El problema de muchas personas hoy en día es la falta de tiempo, ya que lo ideal sería acudir al mercado, cocinar en casa y degustar sin prisa los alimentos, entonces mucho mejor.

Resumiendo, los suplementos nutricionales deben acompañar a una dieta mínimamente equilibrada y un estilo de vida saludable si deseamos apoyar nuestra salud a largo plazo.